domingo, 11 de enero de 2015

MITOMANÍAS ARGENTINAS - Tenti Fanfani / Grimson


Se sabe que en cada argentino se esconden un director técnico de fútbol y también un “experto” en educación, capaz de diagnosticar los grandes problemas de la escuela y prescribir recetas mágicas para solucionarlos. Todos nos sentimos autorizados a hablar de la educación, porque fuimos a la escuela o porque volvimos a ella como docentes o como padres. El problema no es que opinemos, sino que esas opiniones se conviertan en estereotipos, que en un extremo consideran a la educación como la culpable de todos los desastres nacionales y, en el otro, como la única institución sagrada que nos queda.

“A la escuela pública de antes asistían todos, desde el hijo del obrero hasta el hijo del médico”, “Antes la educación era de mejor calidad, y además había orden y disciplina”, “Hay que adecuar la escuela a las demandas del mercado”, “El maestro perdió autoridad”, “La educación mejoraría automáticamente si se invirtiera más”, “La culpa la tienen los sindicatos”, “La política no debe entrar en la escuela”… Todos alguna vez oímos, pronunciamos y hasta defendimos ideas como estas. Y no es raro, porque son comunes en los medios de comunicación, en las salas de profesores, en la sobremesa del domingo o en las charlas de café. Son nuestra mitolandia educativa.

Con reconocidas trayectorias en los campos de la educación y las ciencias sociales, Alejandro Grimson y Emilio Tenti Fanfani revisan cada una de esas creencias, no para levantar un dedo acusador o para demostrar que son enteramente falsas, sino para analizarlas y contrastarlas con datos y argumentos. Si se han convertido en arraigados lugares comunes, es porque tienen su parte de razón y tocan un nervio de la sociedad. Lo malo es que, con su pretensión de verdad absoluta, se han vuelto auténticas mitomanías que nos impiden pensar. Por eso, antes que ignorarlas, hay que ponerlas en cuestión para construir, sin prejuicios, la educación que merece una sociedad que aspira a ser democrática e igualitaria.

Índice
Agradecimientos
Introducción
1. Mitos de la decadencia educativa
   Todo tiempo pasado fue mejor. Si recuperamos la escuela de hace cien años, la Argentina será una      potencia. Las pruebas PISA muestran que toda la educación está mal,. La educación pública        
   igualaba. A la escuela pública de antes asistían todos, ricos y pobres. La escuela del pasado incluía 
   a todos y había menos deserción escolar. La educación de antes era de mayor calidad. Antes había      orden y disciplina.

2. Mitos sobre los alumnos
   A los alumnos de hoy no les interesa nada. Los pobres no pueden aprender. La culpa de todo la 
   tiene la familia. Los padres de hoy no colaboran con la escuela

3. Mitos sobre los docentes
   Lo que falta es vocación. El docente Superman. Hay que profesionalizar a los
   docentes. Los docentes se están proletarizando,. La docencia es una ocupación cada vez menos       
   prestigiosa en la sociedad. La docencia es un oficio para mujeres. Los maestros trabajan poco y    
   tienen muchas vacaciones. Hay que tomarles examen a los maestros. Sólo las empleadas 
   domésticas y los pobres quieren ser docentes. A los docentes hay que pagarles por rendimiento. La 
   culpa la tienen los sindicatos.

4. Mitos sobre lo que la escuela debe enseñar
   A la hora de decidir sobre los contenidos escolares, todo es relativo. Las culturas populares son tan 
   valiosas como el programa escolar. Hay que adecuar la escuela a las demandas del mercado de 
   trabajo. A los pobres hay que enseñarles oficios, educarlos para la vida y el trabajo. La función    
   principal de la escuela es formar en valores. Lo importante es desarrollar la conciencia crítica. No 
   hay nada que transmitir, porque el conocimiento rápidamente se vuelve obsoleto. La política no 
   debe entrar en el aula.

5. Mitos sobre la autoridad, el orden, la disciplina y la violencia escolar
   La escuela ya no es un templo del sabe. El maestro ya no tiene autoridad. Los alumnos de hoy    
   tienen demasiados derechos y pocos deberes. Ya no hay disciplina en las instituciones escolares. La    escuela es como la cárcel, limita la espontaneidad y la libertad del niño. Hay demasiado    
   autoritarismo en la escuela. Cada vez hay más violencia en las escuelas. Las escuelas públicas son      las más violentas, especialmente las de sectores bajos. La escuela privada viene zafando. La crisis      de autoridad de la escuela empieza en las familias.

6. Mitos sobre la escuela pública y privada
   Las escuelas privadas son mejores que las públicas. Carece de importancia que crezca la inscripción    a escuelas privadas. Cada escuela debería tomar sus propias decisiones sin interferencias del Estado

7. Mitos sobre la educación y la igualdad
   La escuela es el mejor medio de ascenso social. La escuela debe premiar y castigar según el    
   esfuerzo. Más acceso al sistema educativo siempre implica más igualdad. Masividad y calidad son 
   dos términos irreconciliables.

8. Mitos sobre las soluciones mágicas para la educación
   Todo se resuelve con educación, 183. Sigamos el ejemplo chileno. Para mejorar la educación hay 
   que evaluarla. En la sociedad (y por lo tanto también en el sistema educativo) todo tiene que ser 
   participativo. Las computadoras e internet deshacen lo que la escuela hace. La escuela educa, pero 
   el enorme poder de los medios deshace sus logros. Con las nuevas tecnologías se resolverán los 
   problemas de la educación.

9. Mitos sobre el presupuesto y el federalismo
   O bien todo se resuelve en Pizzurno o bien la educación básica es competencia
   exclusiva de las provincias. Existe un sistema integrado de educación en el ámbito nacional. La    
   educación mejora si se invierte más. El gasto en educación es ineficiente.

10. Mitos sobre las universidades
   Las universidades europeas son muy superiores a las argentinas. Hay que mejorar la posición 
   argentina en los rankings internacionales. Los años sesenta fueron la época dorada de la universidad    argentina La universidad por sí misma genera oportunidades de movilidad ascendente. A la    
   universidad sólo accede una pequeña elite. El ingreso irrestricto a la universidad garantiza la 
   igualdad de oportunidades. La autonomía de las universidades debe ser absoluta. Las universidades 
   necesitan adecuarse a la evaluación y la demanda

Agenda para el futuro: cierre y aperturas

Referencias bibliográficas

 mitomanias de la educacion arg